Roma

 

New Bitmap Image.bmp

Pensamientos encontrados en Roma

Estos son pensamientos que me surgieron en Roma, desordenados, como es Roma; pasionales, como es Roma. Que sean encontrados no significa que se choquen, sino que los encontré por allá, estando en Roma, o se me ocurrieron pensarlos por aquellas tierras.

Suponía que algo de italianos teníamos los argentinos. Lo comprobé allá, en Roma, cuando el bús en el que viajaba dio un volantazo, casi choca a otro, se putearon mutuamente, y el chofer exclamó: – É Roma!!! Como validando la maniobra totalmente imprudente que acababa de hacer.

Italia se parece bastante a Argentina. Roma se parece a Buenos Aires,  el romano se parece a un porteño, y las romanas pueden pasar como argentinas tranquilamente.

Estábamos en el metro y si cerraba los ojos y los volvía a abrir, tranquilamente podía sentirme en Baires a juzgar de la gente que veía a mí alrededor.

 Madrid se puede parecer a Buenos Aires, y al hablar español esa similitud entre ciudades se acentúa, pero el romano es el que nos dio el carácter al porteño me parece. La pasión y el hedonismo. Eso que tanto distingue a un europeo nórdico y uno del sur.

Mientras que un alemán se preocupa porque las cosas estén bien, el italiano se preocupa más por que el mismo se sienta bien.

Como dije, creo que una de las cosas que más pueden llegar a parecerse Italia y Argentina, es en la belleza y el carácter de sus mujeres:

La donna è mobile
qual piuma al vento
muta d’accento
E di pensiero.

La Donna é mobile (Rigoletto)

DSC03612

– El metro más parecido al de Baires lo vi en Roma. Un quilombo total. Un caos.

– Dependiendo de donde se saquen los datos, se puede estimar que la población argentina tiene un 45 % tiene algún tipo de descendencia italiana, y un 40 % española.

– Una de las cosas que más me gustó de las calles de Roma, es ver la cantidad de Vespas por la calle. Paramos en un semáforo y una motito con una chica vestida de secretaria y con casco paró cerca de nosotros. La motito es el medio de transporte para todo tipo de personas. Se creó en 1946, después de la segunda guerra mundial.

DSC03525

DSC03598 DSC03558

–  Creo que me acostumbraría fácilmente a vivir en Roma. Es casi como Buenos Aires, pero en el viejo continente. Los italianos hablan italiano pero es como si hablaran castellano, los lenguajes gestuales son universales. Las miradas, los gestos, las poses…. Somos unos italianos bárbaros.

– Andrea, nuestro anfitrión de Airbnb, se comportó como un duque y un caballero. Nos espero por no sé cuanto tiempo en la parada de metro (le avisamos que llegábamos cerca de las 6 y como se nos hizo tarde llegamos como a las 7 de la tarde), inmediatamente tomó la valija de mi novia para que no cargue con peso, y nos llevó al departamento. Andrea era un romano moderno, carilindo, con un brazo tatuado, y se podría decir que buen apuesto. Nos mostró el departamento, nos dejó las llaves, las indicaciones, charlamos un ratito, y se fue a su casa, ya que vivía por ahí cerquita, pero no en el mismo depto. Creo que mi novia hubiera estado contenta con la idea de que viva en el mismo departamento, porque lo observó un poquito de más.

–   Y siempre volvemos a lo mismo en Europa. No hay nada mejor que perderse en las callecitas pintorescas  y con menos gente para disfrutar de los pequeños placeres de las ciudades europeas.

Si andan por Baires, y es de noche, no les recomiendo para nada perderse en alguna callecita chiquita y sin gente, a menos que sepan muy bien donde se están metiendo. En la mayoría de los casos van a ser más parecidas a una boca de lobo que a un pasadizo pintoresco.

DSC03528

 Hicimos las dos cosas que queríamos hacer; ir al Coliseo, y ver al papa en la audiencia general de los miércoles en el Vaticano. Ninguna de las dos cosas las hicimos  de la manera que lo planeamos, pero bueno, no siempre tiene que ser así. A veces algunas cosas salen bien, y en muchas otras veces puede fallar.

–  Estábamos yendo al Coliseo un lunes y ya a unas cuadras se veía el amontonamiento de gente. ¡Qué popular que es Coliseo! Pensé… Pero ya a una cuadra casi ni se podía pasar, y nos dimos cuenta que era un desfile. Después nos explicaron que el 2 de junio es una fecha patria en Italia, y que el Coliseo cierra por la mañana ese día. Solo cierra 4 veces al año, y nosotros fuimos uno de esos días, je!: Nos estábamos yendo a otro lugar y de pronto un ruido fuerte nos ensordece; miramos para arriba, y vemos pasar a muy bajita altura como a 9 o 10 aviones de combate en formación, en forma de V, formando con su humo los colores rojo, blanco y verde. Los Frecce Tricolori!!! Me dijo un chico compañero de mi trabajo cuando le conté lo que había visto. Parece que es famoso ese espectáculo.  Al otro día si fuimos al Coliseo, y la verdad es que está muy lindo, imponente, gigante, bastante bien conservado en comparación de otras cosas que están casi en ruinas.

DSC03690 DSC03569

DSC03711 DSC03694

IMG_0524 DSC03695

– No se si era de la forma correcta o no, en todo caso quisimos haciendo de la forma correcta. Mandamos un mail a Santa Susana, pidiendo presenciar la audiencia papal, pero no nos fue respondida, y como llegamos a Roma casi sin tiempo, tampoco teníamos mucho más que nuestras ganas para presenciar la audiencia de los miércoles. Había que tener la invitación que se retiraba el día anterior, un papelito bordó que todos (o muchos tenían). Menos nosotros. La idea era explicar nuestra situación al llegar al momento de presentarlo, pero como nunca nos pidieron el papelito bordó, por suerte pudimos presenciar la audiencia general en la plaza sin problemas.

El papa habló de la familia, de compartir, y de la pobreza, y después otros obispos lo repitieron en muchas otras lenguas. Ver al papa argentino en el Vaticano es emocionante, por más que yo no sea el más practicante de los católicos ni mucho menos.

DSC03654 IMG_0517

A la noche nos íbamos a una trattoría amiga. Spaguetti con agua para May, pastas con un cuarto de vino blanco para mi. El ambiente era pintoresco y super relajado y agradable, el mozo era un personaje amigable, y encima de todo eso, los precios eran dentro de todo económicos. Con menos de 20 euros comíamos y teníamos una hermosa velada en las calles de Roma.

IMG_0502 IMG_0509

Las callecitas del centro eran tantas y daban tantas vueltas, que casi no valía la pena ir memorizándoselas, sino que era mejor ir saltando de placita en placita en el mapa, y así continuar para donde uno quería.

Asi fuimos del Ponte de Sant Angelo, hasta Piazza Navona. Desde ahí hasta el Panteón, desde el Panteon a la Fontana de Trevi, y de ahí a la Plaza Spagna, que casi imposible no perderse en ese trayecto (por un lado mejor, asi se conocen otras callecitas).  Llegados a la Piazza Spagna estábamos cansados y nos volvimos a casa en Metro. Me encantaba escuchar la tonadita de la voz del metro diciendo: Prossima fermata: Vottorio Emanuele.

Y así como quien no quiere la cosa, cuando nos dimos cuenta ya estábamos en la Termini, esperando el tren para Florencia. Roma es Roma, dificil de entenderla al principio, pero se hizo querer a base de pastas y pasión. Se que voy a volver a verla otra vez.

IMG_0542

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s