Me llaman calle

Miércoles de noche y de frío. Bajo del tren Roca en la estación de Banfield y paso por el tunel casi vacío. Solo un chico, guitarra en mano y gorro en el piso, canta una canción que no distingo pero me alegra todo lo que el día gris no lo consiguió hacer. La canción decía algo así como esto; “Cuando escribas sobre mi, quiero que recuerdes esto”. Lo anoté en una nota, y me prometí escribir sobre este tipo de situaciones marginales para la sociedad (por estos días el municipio saco a los artistas del túnel y no supe más sobre el chico que tocaba ahí), y a la vez trascendentales y vitales para darle un poco de color a la vida gris de las grandes urbes. 

El artista callejero es una parte trascendental, por no decir fundamental, de una ciudad. Y deberíamos dejar sorprendernos un poquito más seguido de este arte tan efímero y a la vez motivador. 

Empecemos con este video corto de 8 minutos que resume un poco de lo que quiero decir: 

Uno ama solo lo que conoce, y a veces una forma de conocer algo nuevo es simplemente que aparezca por la calle un nuevo sonido, y simplemente te enamores de el (o de ella) 

Y ahora pasemos a disfrutar de los artistas callejeros que tanto alegran la vida en el mundo. Ejemplos sobran, pero estos, son algunos de ellos: 

Esto te puede pasar en alguna calle de Francia: 

Puede que vayas caminando por Venecia y te sosprenda un bandoneón con un tango de Piazzola que te genere nostalgia y te haga recordar a tus tierras:

O puede que estés es Turquía y hayas tenido la suerte de encontrarte con una cantante que tiene una voz única: 

 

Puede ser que cruzando el Puente de Carlos en Praga un grupo de jóvenes violinistas te sorprendan con las versiones de sus canciones: 

 

Y capaz que estás en un walking tour por la Ciudad de México y una chica estudiante de danza le cambie la cara a toda la ciudad con sus pasos con fachadas coloniales de fondo. 

 

Y de pronto hasta podes tener el lujo de ver dos performances juntas en Trieste Italia. Uno que canta y la chica que baila…  la belleza no tiene límites. 

 

Los artistas que exponen su arte en la vía pública tienen ese agregado  de mezclar la vida pública con su arte, donde se mezclan tus estados de ánimo, con la vida callejera, y mucho arte, y todo el corazón del artista. 

Vaya para ellos mis reconocimientos, que muchas veces son ellos los que nos alegran el día en las aburridas ciudades. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s